04 agosto, 2008

Bosques

Un caballo alado atravesando mi alma...
Duendes nocturnos poblando este bosque de
arrayanes dorados esculpidos por el hielo de tu recuerdo, reflejos de un amor
ora quebrado por el soplo
de un Eros furioso y hambriendo de venganza.
Senderos ocultos sin fin y un hada de corazón de marfil
deambulando solitaria en una búsqueda incierta de lo finito e imperdurable.
Una cascada de cristales púrpura penetrando mis venas en un
viaje por mi inmensidad toda, desangrando mi inconsciencia,
desgarrando mi deseo.

Un caballo alado. Más allá, el
infinito.

©2008 FABIANA FV

6 comentarios:

María dijo...

Muy bonito este post, y gracias por seguir estando entre nosotros, pero no te preocupes sino puedes estarlo, ya que acabo de leer tus motivos, cuando no se puede se sigue estando con nosotros desde la cercanía de nuestros corazones, no te olvidamos.

Gracias por visitarme.

Un beso.

Soy una estrella en este firmamento pampeano dijo...

Gracias Maria...
pronto estare de vuelta en mi tierra y podre estar presente con mayor continuidad. Pero ya necesitaba hacerme un espacio para escribir algo en mi Pampa, lo estaba echando de menos. Y a vosotros.

LEO MARES dijo...

hay una canción de La Cabra Mecánica que dice así:"...sigue escribiendo donde quieras que tú estés". Se titula "Felicidad".
Un abrazo!

SUSANA dijo...

Hummm, ese Pegasus atravesando tu alma...creo que hay nostalgia!

Es muy agradable leerte nuevamente!

Te esperamos "en casa"!

Un abrazote!

María dijo...

No te olvidamos, y te seguimos esperando para volver a leer nuevos escritos en tu blog.

Te deseo un feliz domingo.

Un beso.

Soy una estrella en este firmamento pampeano dijo...

Leo, Susana, María, amigos de ésta y otras Pampas,
YA ESTOY DE VUELTA!!
Os visito y pronto... un nuevo post!!!
Besos pampeanos con aroma a rosas carmesíes...