12 mayo, 2008

Renacer

(EXTRACTO DE UN DIARIO DE VIAJE)

Un fructífero riachuelo, alimentado por un manantial límpido,
Envuelve, a su alrededor, ese espacio fértil.
La tierra de Venus, la verdad sea dicha
Lugar efímero de alegría y de encanto:
Para cada doncella y esposa, que allí se engendra,
Es a lo largo y ancho del mundo, inigualada en gracia:
Y Venus desea, que hasta que tañan sus últimas horas,
El Amor caldee sus pechos, jóvenes y viejos.

Ludovico Ariosto, fragmento de “Orlando Furioso”

Imagen: EL NACIMIENTO DE VENUS (1485) Sandro Botticelli- Galería Uffizi Florencia, Italia



* * * * *Renacer en Firenze, ciudad inmaculada. Empapada de arte, de poesía... Imponente. ¡Albergue eterno de tantas musas! Hadas de la belleza, del amor, de la felicidad y también del dolor, el desamor y el desamparo. Hadas al fin. Las mismas que impregnaron de magia y espiritualidad a las principales construcciones de su Casco Antiguo, revistiéndolas con exquisito mármol toscano en un juego perfecto de blancos, verdes y rosados, para simbolizar, a través de estos mismos, a la Fe, la Esperanza y la Caridad, las tres virtudes trascendentales. Las nuestras, las de los hombres, de los seres terrenales. Seres humanos, al fin.

Firenze. Ciudad inmaculada que, por un instante, lograste acelerar el ritmo de mis latidos haciéndome sentir el soplo de los dioses en el cuadro de mi propio renacimiento
.* * * * *



LUDOVICO ARIOSTO (1474-1533) Poeta italiano. Con su figura, el Renacimiento italiano llega a su cenit. Miembro de una familia aristocrática, ya desde joven recibe el apoyo de la casa de Este, una familia de mecenas renacentista en cuya corte permanece de 1503 a 1517. Hombre de mundo y artista refinado, su gran poema es el Orlando furioso, que comienza en 1506 y publica en 1516, aunque la corrección definitiva no la concluye hasta 1532.

Obra maestra del Renacimiento, Orlando furioso se estructura en 46 cantos compuestos en ágiles octavas, y en él Ariosto hace gala de profundo lirismo, de extraordinaria imaginación y habilidad narrativas y de un finísimo sentido del humor. Considerado por muchos críticos como uno de los mejores poemas épicos de todos los tiempos por su vigor y dominio técnico del estilo, el poema influye decisivamente entre los poetas renacentistas.

SANDRO BOTTICELLI
(1445-1510)
Pintor florentino. Su obra se inscribe dentro de la de un grupo de pintores que rehuye el realismo a ultranza y se inclina por un estilo basado en la delicadeza, la gracia y un cierto sentimentalismo.
Discípulo de Filippo Lippi, en 1470 Botticelli cuenta ya con un taller propio y se introduce en el círculo de los Medici, para los que realiza sus obras más famosas, como La primavera y Palas y el centauro. Representa toda una novedad para la época realizar obras de gran formato que no contengan una temática religiosa. El nacimiento de Venus, ejecutada al temple sobre lienzo, mide 172,5 por 278,5 centímetros y representa una de las obras cumbres del artista. El cuadro muestra la llegada de Venus sobre una concha marina a la playa de una isla, empujada por el soplo de los dioses alados, entre una lluvia de flores.
Si bien su vida transcurre en Florencia, entre 1481 y 1482 Botticelli viaja a Roma para trabajar en la decoración de la Capilla Sixtina en el Vaticano junto a Perugino, Rosselli y Ghirlandaio. En sus obras, desarrolla una representación idealizada del mundo mitológico, expresiva, arcaizante y llena de imaginación, ligada a la filosofía neoplatónica, que le lleva a representar a las divinidades clásicas como la imagen simbólica de alguna profunda verdad moral o metafísica.

1 comentario:

mi despertar dijo...

Renacer es para mí recomenzar. lo hago a diario,es la única manera de vivir
besos y no te pierdas.

la música es realmente bella.

¿podés ver el video que puse? ya que muchos me han dicho que no pueden verlo. Fijate y conterstá en mi mismo blog
gracias

y besos